Caso Hotel Las Américas: Procuraduría espera que se reabra la investigación y advierte que es imprescriptible

Después de que la Fiscalía rechazó el caso sobre torturas y vejámenes en los hechos del Hotel Las Américas, la Procuraduría General del Estado espera que las investigaciones se reabran, toda vez que su cumplimiento es una recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Esperemos que se pueda reabrir la investigación o se pueda producir seguramente una impugnación al rechazo que se ha dado, porque esta es evidentemente una de las recomendaciones que de debemos cumplir, que haya una investigación pronta, veraz y que se den con los responsables”, dijo el Procurador, César Siles este domingo.

En este caso, se deberían haber investigado las vulneraciones a los derechos humanos por el asalto policial al Hotel Las Americas, el 16 de abril de 2009, donde se abatió a tres hombres y se detuvo a dos, presuntos integrantes de una célula terrorista-separatista.

A finales de abril, la Fiscalía decidió rechazar el proceso y argumentó que no se había podido ubicar a las víctimas.

El Procurador Siles, a tiempo de expresar su intención de que la investigación se reabra, anunció que solicitará formalmente a la Fiscalía que tome atención a este asunto.

Señaló que este caso no se puede cerrar, además de que los delitos son imprescriptibles al ser de lesa humanidad.

Recordó que el Estado tiene plazo hasta el 26 de julio para informar a la CIDH si ha cumplido las recomendaciones.

Indemnizaciones 

Por este caso, Bolivia debe indemnizar a los afectados, como la familia del irlandés Michael Dwyer, abatido en el operativo, además de los detenidos y presuntas víctimas de tortura Mario Tadic y Elod Toaso.

Al respecto, Siles explicó que se ha recibido un informe de la CIDH como referencia de los montos de Indemnizaciones, en base al cual se sentarán con las víctimas a tratar el tema.

Anticipó que los montos precedentes no se acercan a los 3 millones de euros que pide la familia de Dwyer, ni a la cifra que solicitan las otras víctimas.

FUENTE: ERBOL