Evo pone en juego su futuro político en un controvertido congreso del MAS

Desde el 3 de octubre, el Movimiento Al Socialismo (MAS) tomará un rumbo diferente al que transitó hasta ahora desde enero de 2006, cuando Evo Morales tomó el mando del país, como el inicio del proceso de cambio. Ese día se iniciará el congreso de la organización política que oficializará el lanzamiento del líder cocalero a una nueva carrera presidencial. Será el inicio para un nuevo periodo, porque se ha iniciado la disputa sobre quién contará con el respaldo de las organizaciones sociales del país, que hoy son fundamentales para la representación política y el mismo ejercicio del poder en Bolivia.

La corriente evista del MAS impulsa el congreso nacional que se realizará en Lauca Ñ, en el corazón del movimiento cocalero del Chapare, a pesar de que el otro contrapeso, el liderado por el presidente Luis Arce, pidió que el evento político se realice en El Alto. Así, según dos analistas consultados por El Compadre, el mismo Evo Morales se juega sus fichas, al punto de que las decisiones que se tomen determinarán el futuro del que hasta ahora es el principal partido del sistema político.

cuestionamientos a Arce al punto de llamarlo cajero y descartar que haya tenido un papel en la gestión económica de su gobierno.

“Estamos en la fase de ocaso del evismo, que ha desnaturalizado al IPSP, lamentablemente está convirtiendo al MAS en un partido tradicional. En ese sentido, que el culto a la personalidad que yo la he denominado “evolatria” es lo que ha marcado un antes y un después, nos ha llevado al punto de deterioro que estamos viviendo el día de hoy”, cuestionó Bobaryn

En todo caso, las decisiones que vaya a tomar el congreso del MAS va a electoralizar mucho más el ambiente político del país, rumbo a los comicios de 2025. “Los bloques de oposición están acelerando para definir candidaturas y sus posibles perfiles políticos electorales, es decir, el escenario electoralizado, se va a acelerar mucho más, vamos a tener mucho ruido electoral en el país”, precisó Arequipa.

En ese marco, el diputado evista, Héctor Arce, uno de los más cercanos al exmandatario, lanzó la idea de que la corriente arcista está impulsando un frente amplio de izquiera en el que participarán diferentes actores políticos.

Arce dijo que Johnny Fernández, alcalde de Santa Cruz de la Sierra, le ofreció la sigla de Unidad Cívica y Solidaridad a Luis Arce, que el exalcalde de Quillacollo, Héctor Cartagena, también apoya a Arce, señaló a la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, como una de las principales defensoras del Primer Mandatario.

También citó al gobernador de La Paz, Santos Quispe, al alcalde de la sede de gobierno, Iván Arias, y al gobernador de Chuquisaca, Damián Condori, como los políticos que respaldan a Arce y que, en el análisis de Héctor Arce, llegarían a ser parte del frente amplio.

Bobaryn insiste en que el congreso del MAS supone un serio riesgo para el futuro político de Morales, precisamente porque se ha dejado llevar por su entorno que han comprometido la organización política. “Como en todas las grandes organizaciones políticas se construyen narrativas que inicialmente son emergentes, hegemónicas y luego decadentes como el propio ciclo vital de las personas. Creo que dentro del MAS IPSP hemos pasado una fase embrionaria, una fase de consolidación y ahora estamos en la fase de deterioro. Todavía falta entrar a la etapa de colapso”, afirma quien fuera uno de los estrategas electorales de la campaña Lucho Presidente para las elecciones de octubre de 2020.

A propósito del Primer Mandatario se ha generado una corriente cada vez más fuerte que considera que debe presentarse a la reelección en los comicios presidenciales de 2025. Sin embargo, en esta oportunidad parece que no estará acompañado del actual Vicepresidente David Choquehuanca. “Más que hablar del camino de Luis Arce y David Choquehuanca, hay un camino que está recorriendo casi en solitario Luis Arce, David está apoyando, pero no veo que esté activo. El rumbo que van a tomar todavía por ahora en este año es más enfocado en traducir datos de gestión pública y no necesariamente entrarse en la disputa política electoral que probablemente ocurra el siguiente año con las elecciones primarias”, dice Arequipa.

En ese marco, Álvaro García Linera, exvicepresidente del Estado, reveló la anterior semana que Evo Morales, líder del MAS, tienen en sus escenarios la posibilidad de perder las elecciones generales de 2025, pero le habría dicho que prefiere exponerse a esa situación que ir en un binomio con Luis Arce Catacora.

Señaló que Morales sentía hasta fin del año pasado que iba a ganar las elecciones, sin embargo, reveló que en la última charla, hace cuatro meses, el líder del Mas reconoció que “quizás” pueda perder.  “La última vez que hablamos me dijo ‘quizás podamos perder, pero prefiero perder a ir con Luis”.

FUENTE: URGENTE.BO